martes, 30 de septiembre de 2008

Leche Agria


Hoy me he despertado muy pronto, a las 5:30 AM, algo totalmente usual en Nicaragua, pero atípico en mi. Creo que todavía me queda sensaciones agrias en el cuerpo por la mala experiencia de ayer.

Recuerdo que un día que fui a una reunión en Managua, mientras íbamos en el carro, me hablaron de la leche agria, e hicieron hincapié en las bondades sensoriales que tenía la de El Vaquero. Por este motivo hoy me fui a desayunar a ese lugar, para reconciliarme con la causa nica.

La leche agria es una leche fermentada, se obtiene por la fermentación de la bacteria Lactobacillus, y está entre medias del yogurt y el kefir. Su sabor es agrio. Los nicas acostumbran a tormala con sal y con tortilla de maíz, pero a mi me gusta con azúcar, a modo de yogurt natural.

Pero no iba a tomar únicamente leche agria, hay que acompañarla con algo más contundente. Lo más nica es desayunar gallo pinto con huevos, ya sean enteros o revueltos. De beber hubiese tomado café si hubiese sido de grano, y si es de altura y de sombra aún mejor, pero era soluble. La extensión del café instantáneo es una de las incongruencias de este país, pues es productor de café de altísima calidad, pero en muchas zonas se consume únicamente este tipo. Tomé un jugo de naranja.

El desayuno es uno de los tres tiempos más fuerte que se realiza. Hay mucha gente que no come nada al mediodía, únicamente desayunan y luego cenan en casa temprano cuando llegan de trabajar o estudiar.

lunes, 29 de septiembre de 2008

San Jerónimo. ¿Festividad pagana o católica?


San Jerónimo, según wikipedia, fue quien tradujo la Bliblia del griego y el hebreo al latín. Dedicó toda su vida al estudio de las sagradas escrituras. Dicen que era un hombre que había llevado una vida muy pecaminosa, pero que un día se arrepintió y se dedicó a mensteres de santo.


Celebra San Jerónimo en varias localidades nicaragüenses. León es una de ellas. Aquí, esta festividad consiste en una procesión doble. Primero se lleva el santo desde Catedral hasta la iglesia de Sutiava el día 28, y el 29, por la mañana, relaiza el recorrido inverso.


La procesión es muy singular. Consiste en un desfile muy animado. Hay varias escenificaciones de toros, el "Toro Guaco". Este toro, hecho con cartón, se recubre de papeles de colores, y baila girando y cchocando contra el público. La gente va disfrazada, tomando guaro y mostrando claros síntomas de embriaguez. Las autoridades se preocupan bastante de este hecho, como se puede ver en esta noticia.



Se conjuga lo pagano y lo católico. Los toros dando vueltas, la gente bailando y bebiendo, borrachos, no son elementos típicos de festividades católicas. Participa gente de las clases bajas, sobre todo, sobre todo gente de vida heterodoxa. Hombras disfrazados de mujeres, pandilleros. La influencia pagana es fuerte. Es probable que forme parte de eso que llaman sincretismo.

video

Me salió el indio

Se emplea esta expresión en Nicaragua cuando a uno se cabrea y le sale la mala hostia, se enoja, se pone bravo. Al ser una sociedad mestiza, ellos dicen que siempre hay una parte brava, fiera, insurrecta.

A mi sería imposible que me saliese el indio, pues no tengo sangre indígena, pero debe ser que al llevar tanto tiempo en estas tierras uno se mimetiza.

Hoy fui a devolver el carro al "autolote", que es un lugar donde vende y compran carros, y que además también los rentan. Yo acordé con el responsable un precio por un vehículo de unas condiciones determinadas. Como creo que comenté en una entrada anterior, el carro se estropeó el segundo día. El mismo día nos llevaron un carro que no cumplía con los requisitos, no era de doblde tracción, estaba deteriorado, la ventanilla no cerraba bien, por lo que yo me mojaba, y encendía el motor cuando a él se le venía en gana. Por lo tanto, tuvimos que ir a Managua a que nos lo cambiasen. Así lo hicieron, esta vez si que era un buen carro, pero con el incoveniente que el maletero no cerraba. He viajado por toda Nicaragua con el maletero abierto, atravesando Managua varias veces con el meletero lleno de maletas.

Ante esta situación, decido que no voy a pagar el dinero que había acordado. Además, debían reponerme el dinero del carburente que contenían los dos vehículos, sumando un depósito en total, cuyo costo es de 100 dólares.

Le expongo al señor mis pretensiones, le argumento y justifico mis propósitos. Ante mis palabras, el responde bastanet contrariado, negando que yo tuviese razón. Afirmaba que yo debía pagara el precio acordado. Comienza a manjera cifras, que si esto cuesta tanto, que si lo otro tanto, unas cifras las pasa a dólares, otras a córdobas. El objetivo es hacerme un lío, y que yo viese que costó mucho dinero que me llevasen el coche, que un carro vale mucho dinero, ...

Sigo exponiendo mis propósitos. Él comienza a faltarme el respeto, me llega a insultar diciendo que no sé manejar, que me hubiese traído el carro de España. En definitiva, un discurso pobre y sin argumentos. Yo sigo hablando, sigo tranquilo, pero empiezo a a irritarme, me doy cuenta que lo que queire es engañarme.

En todo momento yo me encuentro en el local de este señor, con 5 empleados suyos alrededor. El ambiente era un poco tenso, me pongo a pensar que si se el cruza un cable y me quisiese pegar una paliza podría hecerlo sin problema alguno, muchas personas contra mi.

Proseguimos discutiendo. Al final accede, en parte, a lo que yo pretendía, que era pagar menor cantidad los días que hice uso de los carros defectuosos.

Pero cuando yo consigo un precio más favorable, le expongo que el debía devolverme el dinero que cuesta un depósito de gasolina. Ante ésto él dice que no, manda traer el combustible que quedaba en el depósito de uno de los carros y dice que ahí no hay la cantidad de combustible que aseguro yo. Es entonces cuando yo me pongo muy tenso, y decido salir fuera, a fumar un cigarro.

Yo estaba muy dolido, muy triste, además de enfadado, querían engañarme de una manera descarada. Salgo afuera prácticamente con lágrimas de rabia, de impotencia. Yo vengo a este país costeándome gran parte de los gastos, mi universidad me paga parte del billete, pero la estancia no me la costea ni mi universidad de Madrid ni la de Nicaragua. Estoy aquí por diversos motivos, enriquecimiento personal, conocer otro país, es un reto, pero creo que también algo aporto a esta sociedad. Es un intercambio. Me duele muchísimo que me quieran engañar, robarme, aprovecharse de mi descaradamente.

Se me pasan por la cabeza miles de pensamientos. Por momentos deseo dejar el proyecto y regresar lo antes posible. Estoy triste, muy dolido, decepcionado. Es la peor experiencia que he tenido en este país.

Mientras yo estoy pensando todo ese montón de cosas, fumando para ver si consigo relajarme, enfadísimo, con un gran disgusto. Se acerca uno de los empleados, y me dice "entonces...". Y entonces todo lo que yo estaba pensando lo suelto por la boca gritando, impotente. Me "encachimbé", como dice la canción. Le explico que es lo qué estoy haciendo yo en Nicaragua, que hasta aquel entonces no les había comentado nada. Esa persona se queda callada, lo único que es capaz de decir es "bueno...".

Mientras el empleado soporta toda mi retaíla decido volver al autolote y le repito al jefe, acompoñado de sus empleados y su hijo, todo lo que le había dicho al empleado, y le digo que si lo único que quiere son mis dólares yo le doy todos los que llevo encima. También se queda callado, no me interrumpe ni una sola vez. Tras yo finalziar mi discurso dice "me has conmovido, llevas razón. Vienes a a ayudar y te estamos tratando mal". No sé si lo dice convencido o es que se vio acorralado y ya no sabía por donde salir. Al final accede a lo que yo proponía, me ofrece un vaso de agua y emepzamos a platicar de otros temas.

Ha sido uno el peor día que he tenido en Nicaragua. La peor experiencia sin lugar a dudas. Me he sentido fatal, desolado, desilusionado, dolido. Me ha decpecionado el ser humano.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Manejar en, como no, Nicaragua

Hasta que renté el carro, mi experiencias relacionadas con las "carreteras" nicas, se limitaban a ser pasajero de distintos vehículos. Viajé en bus, a veces sentado, otras de pie, en microbus, interlocales o "intermortales", en la tina de una pick up, o dentro de la cabina.

Me parecía que los conductores nicaragüenses eran unos locos y que hacían adelantamientos al límite. En parte es cierto. Pero los mayores riesgos a los que se debe enfrentar un conductor no sonlos otros conductores de carros. Múltiples son los elementos a sortear, uno debe estar pendiente, y en nungún momento puedes relajarte. Esto es Nicaragua.

Chanchos (cerdos), perros, gallinas, pájaros, gatos, caballos, burros o vacas son los distintos animales que puedes encontrarte en la carretera. A mi no me gusta atropellar a las alimañas, por lo que he debido dar bastantes frenazs y volantazos, por no decir esperar a que el animal en cuestión le diese la gana apartarse, y estos animales van "al suave".

También hay elementos humanos que dificultan el manejo. Miles de niños, aquí la natalidad es altísima y eso se nota, con su comportamiento ipredecible. Personas a pie o montadas en bici, haciendo maniobras increíbles. Se cruzan de frente, van en contra de la marcha, se sientan en el borde del asfalato. Y lo peor es que es a cualquier hora. Da igual que sea de día que de noche. Por la noche es relamente jodido porque nadie lleva foco ni reflectantes. Y lo peor, y más peligroso, son los tomados (borrachos), no dudan en cruzar una carretera principal, sentarse en el medio o, simplemente, quearse parados en medio de la via.

No debemos olvidarnos del estado en el que se encuentran las infraestructuras viarias. Hay zonas terribles, con baches memorables. Una tras otro hacen generan un intenso dolor en tu espalda y una considerable tensión se agarrota en el cuello. Además, apenas hay carreteras asfaltadas, por lo qu emuchas veces debes conducir por caminos.

Y, por último, las condiciones meteorológicas. Acá las lluvias son salvajes. No ves nada, la vía se encharca, y si hay baches, éstos se llenan de agua.

La conducción está siendo un reto personal. Una prueba de superamiento personal, de concentración y habilidad.

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Rentar un carro en Nicaragua

Cuando me entere de que mis papas iban a venir a Nicaragua se me ocurrio rentar un carro. Mi propia experiencia con los transportes nicas adquirida en continuos viajes por este bello pais me llevaron a tomar esta decision. Habia que aprovehcar el tiempo al maximo posible.

Empeze a mirar la sopciones. Diversas empresas se dedican al alquiler de coches. Ofrecen carros mas o menos nuevos, pero te piden que des dinero primero, si tienes un accidente o un golpe te sacan el dinero, etc. Mi casero me comento que el tenia un amigo que se dedicaba a rentar carros. No era de una manera tan ortodxa como estas companias, pero el precio era bueno y las condicioens ventajosas. Habia algo que se me habia olvidado, estamos en Nicaragua.

A lso dos dias de que llegasen mis papas fuimos a visitar a este senor. Nos atendio muy amablemente, al suave. Acordamos el precio y nos decidimso por un carro. La oferta no era muy amplia, pero habia uno que se adaptaba a lo que qeuriamos. Un Isuzu, de doble traccion, marchas manuales, amplio, etc.

El primer dia estuvimos por los alrededores de Leon. El vehiculo funcionaba bien. AL dia siguiente nos dirijimos a Matagalpa por el empalme de San Isidro, una carretra, que como ya habia senalado en una entrada anterior, no era una autovia. El carro respondio, pero tras llegar al cruce, mientras conducia se paro, y no era capaz de arrancar. Unos amables cubanos nos remolcaron hasta Sebaco. Tras varias llamadas y una larga y tediosa espera aparecieron unos personas enviadas por el que me rento el carro. Nos llevaron otro coche.

Este segundo coche era un Suzuki Vitara. Cuando me lo entregaron, yo encantado, pues resolvia mi problema temporalmente. Pero los incovenientes no tardaron en ponerse en evidencia. No tenia doble traccion, algo que habia acordado con el cochero. La ventanilla del conductor no cerraba bien, lo que generaba que yo me mojase cuando llovia, y aqui cuando llueve lo hace duro. De vez en cuando no arrancaba. No se cual era la razon ni el por que, yo no soy mecanico, por lo que ignoro mcuhas cosas de su funcionamiento. Por no hablar de las cerraduras y otros detalles, como el calor que desprendia el motor

Tuvimos que ir a Managua, donde tienen una sucursal. Alla me dieron otro carro. Este ya si que tenie mejor pinta. Un Nissan, el cual no recuerdo el nombre. Parace un tanque. Por los caminos tiene un comportamiento perfecto, aunque para ciudad me parece horrible. No entiendo como hay gente que usa este tipo de vehiculos para desplazarse por lel medio urbano. Es casi perfecto, como no, tiene una pequena pega. El cierre no es centralizado, pero lo peor es que no se como se cierra el maletero. Asi que voy por Nicaragua con el maletero abierto, algo nada recomendable.

Quizas hubiese sido mejor rentarlo de manera convencional, con una compania de cierta confianza y trayectoria, pero mi decision fue otra. O puede que haya acertado. El conflicto incesante entre pirateo y legalidad.

No puedo escribrir con ñ ni tildes porque el teclado esta configurado en ingles. Putos gringos!!!!

lunes, 22 de septiembre de 2008

Llegaron mis papás

El referirse a los padres de uno, incluso en los niños pequeños, como papás siempre me ha parecido una de las cosas más cursis del mundo. Pero aquí en Nicaragua se dice así, y ya me digeron que debía integrarme y hacerme a las costumbres del país, y eso es lo que yo vengo intentando.

Llegaron el 17, a las 8:30 de la tarde. Fui a recogerlos al aeropuerto para dirigirnos a León. Estuvimos viendo la ciudad y viendo el Cerro Negro y las Peñitas. Al día siguiente partimos para Matagalpa, y hoy estamos en Granada.

Rentamos un carro de una manera un tanto heterodoxa, a lo nica, a un conocido de un conocido. Cuando nos dirigíamos hacía Sébaco, y tras recorrer la dura "carretera" que une León con el empalme de San Isidro, y si no que se lo digan a David o más de uno que ha hecho ese recorrido en bus nica, el coche se paró. En plena Panamericana, mis papás y yo, con el carro que no arrancaba. Yo no sabía qué hacer. Lo único de lo que era capaz era de girar la llave para que el carro se pusiera en marcha, pero él no quería. Tuvimos suerte ya que pararon unos cubanos y nos ayudaron. Con un mecate engancharon nuestro carro al suyo y nos remolcaron. Les debo un favor. Nos llevaron a la gasolienra de Sébaco.

Estuvimos 3 horas en la Texaco de Sébaco. Nos dio tiempo a comer, a tomar un helado y a ver cómo logran hacerse de comida algunos niños y algunos vagabundos. Fue algo bastante duro. Mientras esperábamos me puse a leer la guía de Nicaragua, la cual que recogía que esta población tenía una iglesia muy interesante. Agarramos un taxi y allí nos pusimos. La iglesia es impresionante, muy rústica, muy antigua, era un lugar especial, se respiraba Historia en aquel lugar.

Llegaron los de la compañía que nos rentaron el carro. Nos lo cambiaron por uno que no era precisamente el último modelo de Toyota. Con este vehículo nos dirigmos a Selva Negra. Y ayer al mediodia nos fuimos a Granada, que es donde nos encontramos ahorita.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Donde la chela

Es así como la gente llama a una venta cercana a mi casa. Las ventas son pequeños lugares donde se venden cosas, pero que no llegan al nivel de las pulperías, que son el equivalente a los antiguos ultramarinos, ahora los chinos.

Descubrí este lugar cuando un día pregunté a uno de los vigilantes que trabajan guardando la casa de enfrente qué lugares había por allí para comer. Me indicó varios, uno de ellos era Donde la chela. Cuando me llevó por primera vez había un mostrador con un montón de comida, pizza, tacos, enchiladas, ... Todo con bastante mal aspecto, no inspiraba mucha confianza aquel apilamiento de comida.

Poco a poco me he formado una opinión de este lugar. Desde el primer día con aquella comida, que gritaba "cómeme si estás estreñido", los múltiples comentarios negativos vertidos por los vecinos, el comprobar que allí van a surtirse de guaro lijón los borrachos, a por memorables marcas como Caballito o La Perla, que se venden en botella de plástico, a 20 pesos la media botella.

Pero fue ayer, cuando a las 9:00 de la noche, y al estar todos los sitios de alrededor cerrados, me vi obligado a entrar Donde la chela. Quería algo de beber, un jugo o un fresco. Necesariamente embotellado y precintado, que asegurase que el embase era inviolable y no había pasado por las manos de la chela. Al entrar veo a tres hombres sentados, y más adentro, en un cuartucho que hay detrás, se veía a una mujer tumbada en una hamaca, con media barriga y con claros síntomas de embriaguez. No podía verle la cara, pero intuí que se trataba de ella, de la chela.

martes, 9 de septiembre de 2008

Una historia curiosa

Cuando uno vive en un lugar llega a conocerlo bien. Dónde comprar, dónde comer, dónde sentarse a descansar, dónde tomar algo, dónde pasear, dónde cenar, dónde hacer la compra,... En definitiva, ubica los puntos donde puede satisfacer sus satisfaciones.


Yo, en León, voy creando mi capa de puntos y construyendo la topología. Suelo comer en frente de mi casa, en una fritanga, que es como se denomina a las casas que ofrecen comidas. Los mejores huevos, por 15 córdobas, los consigo a una cuadra al Sur y 10 baras al Oeste. Las mejores limonadas en Sacuanjoche, eso sí, dile que no te echen sal. Para comer pescado has de ir al Patio de Doña Elena. Para salir, se está muy agusto en Solera. Si lo que te gusta es la trova cubana tu lugar es la Taberna de Mau, los jueves, donde Julio nos regala sus bellas versiones de las canciones de Silvio Rodríguez.


Los mejores frescos que he probado en León son los que se ofrecen en una casa que se encuentra pared con pared de la facultad de Derecho de la UNAN de León. Oí hablar de este sitio a mi compañero, me dijo que una amiga suya había comprado un rico fresco de banano en una casa. Me comentó que pedías el fresco y, mientras lo elaboraban, aguardabas sentado en una abuelita. Era un lugar que había que conocer, y así lo hice. No paré hasta que di con él. Es un lugar muy agradable, la señora ya sabe lo que quiero, "un fresco de cacao sin canela", yo a cambio le doy 10 pesos. En mis esperas, mientras me mezo en la abuelita, examino las partes de la casa que se divisan. Me llamaba la atención los cuadros de arte moderno, así como un cartel de una película, Fire from the mountain: The making of a sandinista.


Siempre pensé que era una casa sandinista, que tenían contactos con intelectuales, pues los cuadros que hay allí me gustan y un día pregunté por ellos, y me dijeron que se los habían regalado. Ayer, mientras ojeaba las paredes de la casa, me llamó la atención la presencia de un título de licenciatura en Derecho, Omar Cabezas Lacayo. Le pregunté a la señora si conocía a Omar Cabezas, y ella me respondió "soy su mamá". Me quedé gratamente sorprendido.

Unas semanas antes me compré unos cuantos libros sobre Nicaragua. Uno de ellos era Canción de amor para los hombres, de Omar Cabezas, un conjunto de relatos sobre la Revolución Sandinista. Este hombre fue un destacadp miembro del Frente Sandinista y participó activamente en la Revolución. Paralelamente, desarrolló su labor de escritor. Actualmente es el defensor del cumplimiento de los Derechos Humanos en Nicaragua.


Para mi, el lugar de los frescos, siempre me había gustado mucho. Se encuentra en una de mis calles preferidas de León. Las personas que han compertido conmigo estancia en Nicaragua saben del aprecio que tenía de aquel lugar. El ir a la casa, esperar en la abuelita, aquellas pinturas, la señora, el sonido de la batidora y, como no, los frescos, que son riquísimos. Ahora le tengo más aprecio aún, pues es la casa de la mamá del autor de un importante personaje, autor del libro que estoy leyendo.


Esta casualidad viene a sumarse a los factores que generan en mi un pensamiento de que Nicaragua es un país pequeño, y, por lo que no es complicado conocer a gente que tiene o ha tenido cierta relevancia en el país.

Mi nueva cámara de fotos


Como ya sabréis mi cámara de fotos se fregó, como dirían los nicas. La pantalla está rajada, quebrada. No sé como fue, pero cuando lo descubrí se me cayó el alma a los pies. El estado en el que quedó, tal y como puede verse en las fotos , es lamentable.


Mi nueva cámara se llama Canon PowerShot G-9. Me la recomendó efusivamente mi prima Rocío. Ella me contó las razones que harían que me decantase por esta cámara. Yo no comprendí muy bien su lenguaje, pero la creí y confié en ella. Por lo que estoy descubriendo del aparato, creo que he acertado de lleno en la elección. Estoy muy contento.

Espero reactivar mi galería de fotos Picasa.

lunes, 8 de septiembre de 2008

El calor de León aturde

Ya van dos entradas relacionadas con los asuntos meteorológicos. Se dice que cuando no se tiene de qué hablar se habla del tiempo, por ejemplo, en un ascensor lo típico es decir, ¡buf! ¡qué calor! o ¡hay qué ver qué frío hace! Pero es que ahora mismo me encuentro aturdido por el calor. El trayecto de mi casa al lugar donde trabajo, 5-10 minutos andando, 4 cuadras y media (leonesas, eso sí), ha sido demoledor.

Se supone que estamos en invierno, o eso es lo que la gente dice, pero la temperatura es muy alta, unos 35º como máxima, a lo que hay que añadir un elevado porcentaje de humedad, lo que genera unas condiciones de confort climático deficientes. El sudor es constante, la camiseta se pega, las manos se quedan pegajosas, la sensación de bochorno te invade.

Todo queda definido por un concepto denominado "sensación térmica", y pone en relación la temperatura con otros factores, como la humedad o la velocidad del viento. La elevada humedad ambiente dificulta la evaporación del sudor, que es la principal manera de disipar el calro corporal. Según la wikipedia, 34ºC con humedad relativa del 60%, la sensación térmica es de 44ºC, mientras que 38ºC, en condiciones de humedad relativa del 10% genera una sensación térmica de 35ºC.


Lo que apatece es quedarse en casa tirado en la cama, sin mover un músculo, y disfrutando de cada una de las ráfagas de aire que te regala el abanico.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Lluvias tropicales

Bienvenidos a la estación húmeda del clima tropical nos han dicho en dos ocasiones las fuertes precipitaciones caídas en León. La canícula ha llegado a su fin.
El martes, por la noche, cayó una fuerte lluvia en León. Las calles parecían ríos, el agua corría de manera salvaje. Aquí la naturaleza es brutal, tormentas, huacanes, terremotos, volcanes, etc. Es un territorio con un lado hostil muy marcado. Tuvimos que volver a casa a pie porque los taxistas no querían llevarnos porque había mucha agua. Nos cubría, en algunas zonas, el agua hasta casi las rodillas.
Hoy también ha llovido duro, tres horas de tormenta han hecho que las calles vuelvana a inundarse. Las razones que explican estas frecuentes inundaciones son la elevada deforestación de la cordillera de los Maribios, la colmatación de la red de alcantarillado con ceniza y arena volcánica y, como no, las fuertes lluvias.