lunes, 29 de septiembre de 2008

San Jerónimo. ¿Festividad pagana o católica?


San Jerónimo, según wikipedia, fue quien tradujo la Bliblia del griego y el hebreo al latín. Dedicó toda su vida al estudio de las sagradas escrituras. Dicen que era un hombre que había llevado una vida muy pecaminosa, pero que un día se arrepintió y se dedicó a mensteres de santo.


Celebra San Jerónimo en varias localidades nicaragüenses. León es una de ellas. Aquí, esta festividad consiste en una procesión doble. Primero se lleva el santo desde Catedral hasta la iglesia de Sutiava el día 28, y el 29, por la mañana, relaiza el recorrido inverso.


La procesión es muy singular. Consiste en un desfile muy animado. Hay varias escenificaciones de toros, el "Toro Guaco". Este toro, hecho con cartón, se recubre de papeles de colores, y baila girando y cchocando contra el público. La gente va disfrazada, tomando guaro y mostrando claros síntomas de embriaguez. Las autoridades se preocupan bastante de este hecho, como se puede ver en esta noticia.



Se conjuga lo pagano y lo católico. Los toros dando vueltas, la gente bailando y bebiendo, borrachos, no son elementos típicos de festividades católicas. Participa gente de las clases bajas, sobre todo, sobre todo gente de vida heterodoxa. Hombras disfrazados de mujeres, pandilleros. La influencia pagana es fuerte. Es probable que forme parte de eso que llaman sincretismo.

video

Me salió el indio

Se emplea esta expresión en Nicaragua cuando a uno se cabrea y le sale la mala hostia, se enoja, se pone bravo. Al ser una sociedad mestiza, ellos dicen que siempre hay una parte brava, fiera, insurrecta.

A mi sería imposible que me saliese el indio, pues no tengo sangre indígena, pero debe ser que al llevar tanto tiempo en estas tierras uno se mimetiza.

Hoy fui a devolver el carro al "autolote", que es un lugar donde vende y compran carros, y que además también los rentan. Yo acordé con el responsable un precio por un vehículo de unas condiciones determinadas. Como creo que comenté en una entrada anterior, el carro se estropeó el segundo día. El mismo día nos llevaron un carro que no cumplía con los requisitos, no era de doblde tracción, estaba deteriorado, la ventanilla no cerraba bien, por lo que yo me mojaba, y encendía el motor cuando a él se le venía en gana. Por lo tanto, tuvimos que ir a Managua a que nos lo cambiasen. Así lo hicieron, esta vez si que era un buen carro, pero con el incoveniente que el maletero no cerraba. He viajado por toda Nicaragua con el maletero abierto, atravesando Managua varias veces con el meletero lleno de maletas.

Ante esta situación, decido que no voy a pagar el dinero que había acordado. Además, debían reponerme el dinero del carburente que contenían los dos vehículos, sumando un depósito en total, cuyo costo es de 100 dólares.

Le expongo al señor mis pretensiones, le argumento y justifico mis propósitos. Ante mis palabras, el responde bastanet contrariado, negando que yo tuviese razón. Afirmaba que yo debía pagara el precio acordado. Comienza a manjera cifras, que si esto cuesta tanto, que si lo otro tanto, unas cifras las pasa a dólares, otras a córdobas. El objetivo es hacerme un lío, y que yo viese que costó mucho dinero que me llevasen el coche, que un carro vale mucho dinero, ...

Sigo exponiendo mis propósitos. Él comienza a faltarme el respeto, me llega a insultar diciendo que no sé manejar, que me hubiese traído el carro de España. En definitiva, un discurso pobre y sin argumentos. Yo sigo hablando, sigo tranquilo, pero empiezo a a irritarme, me doy cuenta que lo que queire es engañarme.

En todo momento yo me encuentro en el local de este señor, con 5 empleados suyos alrededor. El ambiente era un poco tenso, me pongo a pensar que si se el cruza un cable y me quisiese pegar una paliza podría hecerlo sin problema alguno, muchas personas contra mi.

Proseguimos discutiendo. Al final accede, en parte, a lo que yo pretendía, que era pagar menor cantidad los días que hice uso de los carros defectuosos.

Pero cuando yo consigo un precio más favorable, le expongo que el debía devolverme el dinero que cuesta un depósito de gasolina. Ante ésto él dice que no, manda traer el combustible que quedaba en el depósito de uno de los carros y dice que ahí no hay la cantidad de combustible que aseguro yo. Es entonces cuando yo me pongo muy tenso, y decido salir fuera, a fumar un cigarro.

Yo estaba muy dolido, muy triste, además de enfadado, querían engañarme de una manera descarada. Salgo afuera prácticamente con lágrimas de rabia, de impotencia. Yo vengo a este país costeándome gran parte de los gastos, mi universidad me paga parte del billete, pero la estancia no me la costea ni mi universidad de Madrid ni la de Nicaragua. Estoy aquí por diversos motivos, enriquecimiento personal, conocer otro país, es un reto, pero creo que también algo aporto a esta sociedad. Es un intercambio. Me duele muchísimo que me quieran engañar, robarme, aprovecharse de mi descaradamente.

Se me pasan por la cabeza miles de pensamientos. Por momentos deseo dejar el proyecto y regresar lo antes posible. Estoy triste, muy dolido, decepcionado. Es la peor experiencia que he tenido en este país.

Mientras yo estoy pensando todo ese montón de cosas, fumando para ver si consigo relajarme, enfadísimo, con un gran disgusto. Se acerca uno de los empleados, y me dice "entonces...". Y entonces todo lo que yo estaba pensando lo suelto por la boca gritando, impotente. Me "encachimbé", como dice la canción. Le explico que es lo qué estoy haciendo yo en Nicaragua, que hasta aquel entonces no les había comentado nada. Esa persona se queda callada, lo único que es capaz de decir es "bueno...".

Mientras el empleado soporta toda mi retaíla decido volver al autolote y le repito al jefe, acompoñado de sus empleados y su hijo, todo lo que le había dicho al empleado, y le digo que si lo único que quiere son mis dólares yo le doy todos los que llevo encima. También se queda callado, no me interrumpe ni una sola vez. Tras yo finalziar mi discurso dice "me has conmovido, llevas razón. Vienes a a ayudar y te estamos tratando mal". No sé si lo dice convencido o es que se vio acorralado y ya no sabía por donde salir. Al final accede a lo que yo proponía, me ofrece un vaso de agua y emepzamos a platicar de otros temas.

Ha sido uno el peor día que he tenido en Nicaragua. La peor experiencia sin lugar a dudas. Me he sentido fatal, desolado, desilusionado, dolido. Me ha decpecionado el ser humano.